Consejos

¿Qué pendientes usar después de los 50?

En Nokèno sabemos que sentirse joven es cuestión de actitud frente a la vida. Y eso es mucho más importante que la edad, que al fin y al cabo solo es un número. 

Teniendo eso claro, ya puedes ir cumpliendo años que con seguridad en ti misma lo llevarás mejor que nadie. Cada etapa tiene algo bueno y cuando llegas a una madurez avanzada te das cuenta de las cosas verdaderamente importantes y una de ellas es disfrutar cada momento y mostrar tu personalidad de la forma que quieras.

Aun así, a medida que pasa el tiempo tus gustos y preferencias cambian en muchos sentidos, sobre todo en cuanto a la forma de vestir, maquillaje y complementos. 

Cada momento de la vida tiene su propio atractivo y belleza si se enfatiza de la forma correcta. Por ello, hoy hacemos una recopilación de cómo usar joyas, y en concreto, pendientes después de los 50, atendiendo a las tendencias, estaciones del año y posibles vestuarios que puedas usar. 

¡Sigue leyendo!

Pendientes para mujeres maduras 

Un buen accesorio cumple con tres características: completa, complementa y da un toque personal a tu imagen. 

La primera premisa es la de calidad frente a cantidad. No hace falta usar todas las joyas que tengas de golpe y sobrecargar el look. Con unos pendientes finos puedes conseguir el efecto que deseas y destacar por tu naturalidad. 

Puede que el peso de usar pendientes durante muchos años haya hecho que los lóbulos de tus orejas se vean más grandes, pero eso no significa que tengas que dejar de ponerte pendientes o de ponerte piezas muy grandes para disimularlo. ¡Todo lo contrario!. Opta por joyas ligeras que no pesen y cuelguen demasiado y ¡listo!

Los pendientes de aro cumplen con todas las premisas de las que hablamos. Encajan tengas la edad que tengas y son una opción ideal tanto para looks de diario como para ocasiones más especiales. No hace falta que sean muy grandes y voluminosos. Unos aros pequeños y sencillos en oro de 18 quilates o plata de primera ley, siempre quedan bien.  Además evitarás alergias innecesarias. 

Para eventos de noche, los pendientes largos siguen siendo una opción más que válida, solo que ahora puedes elegir una longitud de 2 o 3 cm, para que la distancia entre el hombro y el pendiente sea correcta. Así evitamos que el cuello se vea más corto de lo normal. 

Las piedras preciosas siempre van a favorecer un look en el que quieras destacar. Elige pendientes con turquesa o esmeralda que vayan a conjunto con un collar potente. Hay que lucir las joyas de lujo en los momentos especiales, de nada sirve tenerlas guardadas en el joyero cogiendo polvo, ¿no crees?

Otra opción para tus pendientes de diario son las perlas. Estas gemas naturales son un clásico que perdura en el tiempo. Ideal para un día en el transmitas tu espíritu elegante y sofisticado. Los pendientes con perlas son apropiadas para llevar en reuniones de trabajo, comidas de negocios, veladas románticas o eventos distinguidos.

Por último, no podíamos dejar de lado el oro. Los pendientes de oro son el mejor amigo que una mujer madura puede tener. Combinan con una gran cantidad de accesorios y vestuarios distintos. Además muchos suelen tener un valor sentimental y, conforme van pasando los años, se vuelven mucho más especiales. 

Qué pendientes evitar a toda costa

  • Si tus lóbulos se han vuelto sensibles y delgados con el paso del tiempo, te recomendamos que no uses las siguientes joyas:
  • Pendientes masivos que puedan deformar tus agujeros.
  • Pendientes de plástico con estilo demasiado juvenil, pueden jugar en tu contra.
  • Bisutería que pueda darte alergia.
  • Piezas muy cargadas y pesadas.
  • Piezas voluminosas con demasiado brillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *