Consejos

Los mejores trucos para limpiar las joyas de oro

Las joyas de oro para mujer son uno de los complementos que nos acompañan durante toda la vida, tanto en momentos precisos y especiales como a diario. Ya sea esa cadena que utilizas en una cena importante o tus pendientes para ir a trabajar. 

Es normal que en ocasiones, nos demos cuenta de que, con el paso del tiempo, estas joyas se hayan deteriorado, oscurecido o ennegrecido, perdiendo su brillo natural y dando una sensación de poca calidad. 

Pero nada más lejos de la realidad, que unos pendientes de oro se oscurezcan no quiere decir que no sean auténticos o tengan mala calidad, es algo completamente normal si no tenemos un mínimo de cuidado y mantenimiento.  

Para que estas piezas se mantengan igual de intactas que el primer día, es preciso saber cómo cuidar y limpiar nuestras joyas de oro. Es sencillo, el mantenimiento se realiza en casa y no requiere de un material de limpieza o joyero específico, simplemente hay que seguir una serie de pautas muy básicas sobre su cuidado para que no pierdan su brillo y luzcan perfectas. Piensa que son piezas que se arañan y se dañan fácilmente. 

En Nokèno hemos pensado que sería útil crear una pequeña guía dándote los mejores trucos para limpiar las joyas de oro de 18 quilates. Son solo los consejos que, tras nuestra amplia trayectoria y experiencia, mejor funcionan. 

¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

Consejos para limpiar tus joyas de oro en casa

Antes de empezar, lo primero que necesitas es comprobar que dispones de los siguientes productos en casa: 

  • Dos recipientes que permitan sumergir las joyas, da igual el material con el que estén hechos. Pueden ser pequeños cuencos, barreños o incluso algún vaso de agua. Uno lo utilizaremos para lavar las joyas y el otro para enjuagarlas. 
  • Jabón líquido o en forma de pastilla, siempre que sea neutro. De esta forma, y en la medida de lo posible, evitamos que colorantes u otros productos químicos que suelen contener los productos de limpieza, dañen nuestras joyas. 
  • Un cepillo de dientes, cuanto más viejo mejor. Esto se debe a que cuanto más usado esté, más suaves y pulidas estarán las cerdas del cepillo, asegurándonos que al cepillar la joya no la vayamos a dañar o arañar. Así puedes aprovechar para renovar el tuyo y dejar tu cepillo viejo para limpiar tus joyas de oro. 
  • Un trapo de tela de gamuza. Es preferible usar algún trapo de limpieza de estas características, preferiblemente de algodón, antes que usar papel de cocina para evitar de nuevo dañar las joyas. 

Sigue estos pasos para limpiar las joyas de oro

  • Una vez comprobado que tenemos todo lo necesario para empezar a limpiar las piezas, añade agua templada y un poco de jabón neutro en uno de los recipientes. Una vez hecho esto, puedes utilizar el cepillo de dientes para remover y disolver el jabón con el agua hasta que se haga espuma.
  • Cuando la mezcla esté disuelta, sumerge por completo todas las joyas que quieras limpiar y déjalas dentro del recipiente un tiempo aproximado entre 15 y 20 minutos. 
  • Cuando haya pasado este tiempo, llega el momento de usar de nuevo el cepillo de dientes para frotar ligeramente las joyas por todos sus recovecos. Es el paso más delicado e importante, ya que , si nos pasamos de fuerza, podríamos arañar y dañar el oro sin querer. 
  • Por ejemplo, si la pieza de oro lleva incrustado algún otro metal, piedra preciosa o circonita, tendremos que tener cuidado con frotar en exceso para que ese elemento no se desprenda o se despegue de la joya. 
  • Cuando hayamos limpiado correctamente las piezas con el cepillo, preparamos el otro recipiente con agua tibia donde dejaremos las joyas sumergidas de nuevo 2 o 3 minutos como mucho. 
  • Por último, las sacaremos del recipiente para secarlas cuidadosamente con el paño o gamuza, devolviendo el brillo y color que habían perdido. Antes de guardarlas en tu joyero, déjalas un par de minutos más para que se sequen al aire libre.

Limpiar las joyas de oro con bicarbonato

Otra opción muy utilizada para la limpieza de joyas casera, es la de usar bicarbonato de sodio, siguiendo prácticamente el mismo procedimiento anterior, con algunos matices:

  • Vierte una taza de agua caliente en un recipiente de cristal. Puedes calentarla en el microondas o usar agua caliente del grifo, no hace falta que esté excesivamente caliente o hirviendo. Con 250ml de agua debería bastar, al no ser que vayas a limpiar una pieza muy voluminosa como un collar largo de oro, donde tendrás que añadir un poco más de agua. 
  • Agrega 1 o 2 cucharadas pequeñas de bicarbonato de sodio al recipiente y usa una cuchara para remover y disolver todo de forma homogénea. Si no se disuelve correctamente, puedes calentar un poquito más toda la solución en el microondas. Con menos de 30 segundos debería ser suficiente. 
  • Al igual que con agua y jabón, remoja y sumerge las joyas entre 5 y 10 minutos para que haga el efecto correcto. 
  • Pasado este tiempo, enjuaga todas las piezas con agua fría para quitarle los restos de bicarbonato y los posibles residuos que hayan quedado pegados. 
  • Las joyas de oro que hayas remojado, deberían quedar bastante brillantes y limpias sin necesidad de frotarlas. 
  • Por último, seca todas las joyas con un trapo o toalla limpia y así quitar por completo el exceso de agua del enjuague. 

En Nokèno te recomendamos usar estas técnicas habitualmente, cada pocos meses. De esta forma si te corre mucha prisas sacarles brillo o para alguna ocasión verdaderamente especial, siempre las tendrás listas justo a tiempo. También puedes acudir a un joyero especialista si necesitas limpiar una joya muy cuidadosamente y te da miedo estropearla. 

Como ves, sea cual sea la técnica empleada, es muy sencillo y cómodo de hacer en casa. No tendrás que invertir mucho tiempo ni dinero en limpiar las joyas de oro que más te gustan. ¡Lucirás siempre radiante! 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *