Consejos

Ideas para el segundo pendiente de tu oreja

Los piercings llevan en nuestra vida mucho tiempo. Desde la década de los 90 se empezaron a popularizar en varias zonas de la cara como la nariz, el contorno del labio, la ceja o la lengua. 

Pero desde hace relativamente poco, hay una zona de nuestro rostro que hemos empezado a perforar y a sacarle muchísimo partido. ¿Sabes a qué nos referimos? En efecto, a las orejas. 

Los pendientes para el nódulo se han vuelto una tendencia más que evidente, y es que ahora la combinación de pequeñas piezas repartidas por toda la oreja está a la orden del día.

Por ello, vamos a darte unas cuantas ideas de los pendientes que puedes ponerte en el segundo agujero de la oreja o de como crear una combinación única con todos los que lleves. ¡No pierdas detalle!

Pendientes para el segundo agujero 

El piercing en el lóbulo inferior de la oreja es el pendiente por excelencia.

Es el más común de todos, sirve como toma de contacto para hacernos una idea de lo que duele hacerse un pendiente y vivir esa experiencia, ya que la mayoría de las veces ya tenemos hechos los agujeros principales desde que somos prácticamente bebés y no sabemos lo que es. 

En este espacio tienes un abanico de posibilidades infinitas. Pero lo primero que tienes que hacer es tener paciencia y curarte bien cada día, así tu piercing tendrá la cicatrización correcta y no se infectara. Aquí te contamos todos los detalles. 

Los pendientes del segundo agujero suelen complementar al principal con algún motivo común. No tienen porqué tener el mismo tamaño, al contrario, este contraste quedará ideal. 

En esta parte de la oreja lo más común es llevar hasta 3 pendientes, así que fíjate si tienes opciones. ¡Toma nota!

Pendientes pequeños para el segundo agujero

Los pendientes pequeños son una opción segura para cualquier tipo de look. Si te gustan las piezas de joyería minimalistas y sutiles, nuestra recomendación es que te decantes por pendientes geométricos.

Son joyas muy versátiles que no paran de reinventarse una y otra vez, siendo tendencia atemporal cada año. 

Los pendientes con círculos, triángulos, cuadrados, líneas, estrellas, medialunas o rayos son una opción ideal para el segundo agujero de la oreja. 

Por ejemplo, puedes una pieza más voluminosa en el agujero principal, incluso un pendiente largo con algunos motivos geométricos y combinarlo con un pendiente pequeño en el segundo agujero que tenga algo en común con el principal y realce todo el conjunto. 

Pendientes de aro para el segundo agujero

Si hay una joya que siempre queda bien en la oreja es el pendiente de aro. Estas piezas te permiten crear outfits increíbles, incluso los looks más sofisticados se pueden crear con aretes. 

Cuando tienes varios agujeros en la oreja, simplemente tienes que jugar con el tamaño de cada uno para crear un efecto visual sutil pero nada discreto. Lo simple y sencillo tiene un rollazo increíble, sobre todo cuando llevas el pelo recogido y dejas ver el rostro. 

También es algo cómodo de llevar en el día a día si no quieres estar preocupándote de qué pendientes ponerte a cada momento. 

Pendientes de plata para el segundo agujero

El material favorito para combinar pendientes en la oreja es la plata. 

Fíjate bien que los pendientes que elijas sean de plata de Ley 925 y no de metal o acero, para evitar alergias. 

El color plateado combinado con otros elementos como circonitas o piedras que aporten brillo a la joya, harán que destaques allá donde vayas. 

Cómo hacer tus propios pendientes paso a paso

Otra opción para que tus pendientes encajen al 100% con tu propio estilo, es hacerlos tu misma. Si te gustan las manualidades y tienes tiempo, esta es una manera muy sencilla de personalizar las piezas a tu gusto. ¡Aquí te dejamos unas cuantas ideas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *